Plusvalía municipal en Guipúzcoa y Álava

Primero fue la Diputación de Guipúzcoa a finales de marzo de 2017 y ahora es la de Álava las que anulan, mediante un Decreto Foral, el pago del impuesto de la plusvalía municipal cuando el precio de la venta, donación, herencia o transmisión de una vivienda sea inferior al que en su día fue el de la compra. De esta manera, las dos diputaciones se acogen a la sentencia de febrero de 2017 del Tribunal Constitucional en la que se dictó que cuando se transmite un inmueble con pérdidas para el vendedor, no se puede obligar al contribuyente a pagar dicho impuesto.

Pero, ¿qué es la plusvalía municipal?

El Impuesto del Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), más conocido como plusvalía municipal, es un impuesto directo municipal voluntario cuya gestión corresponde íntegramente a los ayuntamientos. Para calcularlo se tiene en cuenta únicamente el incremento del valor del suelo durante los 20 años posteriores al momento de la adquisición del inmueble. Por tanto, no se tienen en cuenta ni el incremento del valor de la construcción ni las mejores realizadas en el edificio ni en el inmueble en sí.

¿Cómo afectan a los vendedores los nuevos Decretos Forales?

Lo primero a tener en cuenta es que estos Decretos Forales no tienen carácter retroactivo, por lo cual el vendedor sólo podrá acogerse a él a partir de la fecha en la que hayan entrado en vigor.

En el procedimiento a seguir, se seguirá actuando como hasta ahora. Es decir, se deberá presentar la declaración del impuesto ante la entidad tributaria correspondiente y será esta la que, a la vista de la declaración, no procederá al cobro del impuesto.

Hay que tener en cuenta, además, que si en la transmisión del inmueble ha existido una ganancia, por mínima que sea, la plusvalía municipal sí será objeto de cobro por parte del ayuntamiento aun cuando el cobro del impuesto sea superior a la ganancia adquirida con la transmisión.

Posibles mejoras a futuro

¿Y cómo se calcula si han existido ganancias o pérdidas con la transmisión? Si bien parecería lógico que el método de cálculo fuera siempre el mismo, no es el caso. Así, en Guipúzcoa se tendrán en cuenta los valores de los impuestos con los que en su día se gravó la compraventa o la transmisión. En principio, se supone que los impuestos que se tendrán en cuenta serán el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, el IRPF y el IVA, entre otros.

Sin embargo, en el Decreto Foral aprobado por la Diputación de Álava, el método a seguir para el cálculo referido es diferente, ya que se tendrá en cuenta el valor real del inmueble en el momento de su adquisición o transmisión. Pero a lo que no se refiere este Decreto Foral es a si permitirá al contribuyente aportar algún tipo de prueba contraria a dicho valor.

Por todo ello, si bien ambos decretos parece que dan respuesta a algo que parece lógico (no tener que pagar por algo que no ha aportado ningún beneficio), también es verdad que necesitan mejorar los métodos sobre cómo calcular si existen pérdidas en el proceso.

Desde San Miguel Inmobiliaria os seguiremos informando  en el caso de que haya modificaciones al respecto.